22 may. 2017

SIMA LA CEBOLLEJA (ENGUERA) - 05/2017

Antes de entrar (Jose, Tomás y Jose Luis)

 
Jose montando la cabecera de entrada
 Tras un largo tiempo de silencio, que no de actividad, volvemos a retomar la sana costumbre de mostrar lo que vamos haciendo por esas cuevas de nuestra geografía.

En esta ocasión, y después de nuestras últimas salidas a la Sima de la Plancheta, la Cova Cirat y la Sima Gran, nos decidimos por repetir en una de las cavidades que ya hemos explorado en otros momentos.

La Sima de la Cebolleja se encuentra en Enguera. Su acceso es fácil, muy bien indicado y pegado a un camino forestal muy bien cuidado.

La Sima, como ya hemos contado en otras ocasiones es una cavidad muy vertical que se encuentra dividida en tres tramos y que está considerada como la más emblemática de la zona.

El primer pozo es el de acceso, conectando directamente con el exterior. La boca, de unos 3 metros cuadrados,  da paso a un P9, la mayor parte en volado y que se realizan con un gran iluminación del exterior. Este primer descenso finaliza en un gran colmatación de arcillas, al parecer depositadas en su día por el hombre, con el ánimo de taponar la entrada.


Cabecera del Pozo del Tornajo


Tras el descenso se llega a una amplia sala de 17 metros de longitud y 5 de ancho con grandes bloques procedentes de desprendimientos.

En dirección NE nos encontramos con el "Pozo del Tornajo", un P30 que se inicia junto a diferentes formaciones (estalactitas, estalagmitas, coladas, banderas...). El descenso, muy vertical como toda la cavidad, se realiza tras superar tres fraccionamientos. Es de destacar que la cavidad se encuentra muy bien provista de parabolts y spits con buena conservación.

Tomás esperando su turno para descender
Tras llegar a la base del P30, una pequeña sala, se inicia un nuevo descenso a través del "Pozo del Cuchapandero". Un P19 con un fraccionamiento un par de metros por debajo de la cabecera.

La base de la cavidad, es una pequeña sala a la que abocan otras más pequeñas circundantes.

Montando el fraccionamiento del Pozo Cuchapandero
Esta cavidad funciona como sumidero que recoge las aguas y que forman en la base una pequeña acumulación hídrica.

Saliendo
Según la información recogida en el excelente trabajo de Silvino Vila en su obra "Cuevas de Enguera", la cavidad fue explorada por primera vez en la década de los 70 por un grupo de enguerinos que se denominaban Enguespel.

Prometemos no dejar pasar tanto tiempo hasta la próxima exploración y seguir haciendo lo que más nos gusta: escuchar el silencio.


Formaciones con un curioso toque dorado.